11 de septiembre de 2020

El paraíso perdido en Panamá

Boca Chica es un corregimiento del distrito de San Lorenzo, en la Provincia de Chiriquí en Panamá.  Es una comunidad muy pequeña de poco más de 85 kilómetros cuadrados, y en la que residen unas 400 personas.   Es casi un paraíso perdido, con paisajes espectaculares, playas divinas y gente maravillosa que vive de la pesca artesanal y la actividad turística.   Es un poblado rural donde lo que encontrará es tranquilidad, que le podrá servir como centro de expedición porque desde allí puede visitar más de 15 paradisiacas islas, de arena blanca, palmeras tropicales y ambiente propicio para el descanso.   En el área hay hoteles, y también hostales que varían en los precios y lujos. Los  turistas  llegan a Boca Chica de diferentes partes del mundo, incluso nacionales, a disfrutar del avistamiento de ballenas y delfines, de sus islas con arrecifes de corales y cuevas submarinas creadas por el mar específicamente en las islas Ventana e Iglesias. Los más de 25 boteros en Boca Chica ofrecen tours, los siete días de la semana, al Golfo de Chiriquí, islas Boca Brava, Saino, Bolaños, Gámez, Paridas, Secas, entre otras. De  julio a octubre se brinda el mismo servicio para el avistamiento de ballenas jorobadas y todo el año para apreciar el avistamiento de delfines. Se ha incorporado a la oferta turística, el tours de atardecer y avistamiento de aves por los manglares, donde se puede apreciar el pato cuchara de plumaje rosado. El visitante, igualmente, puede disfrutar de la pesca en alta mar, bucear, practicar snorkeling, entre otros deportes. Para llegar a este sitio turístico hay que entrar al pueblo de Horconcitos y a través de un recorrido de 20 minutos; todo su trayecto puede ser por carretera desde la ciudad de Panamá.

El paraíso perdido en Panamá Leer más »

Dachau, un campo para no olvidar

Alemania es un hermoso destino por descubrir, está en Europa occidental y ya cuenta 2 milenios de historia, en esa historia están los Campos de Concentración como una parte importante de su vida como país.   Conozcamos el primer campo al que llevaron prisioneros, y cómo hoy recibe a miles de visitantes para narrar su testimonio, ese es Dachau. Cuando se pisa el suelo de éste campo, su historia hace sentir su peso, y es inevitable imaginar cuadro a cuadro lo que no se debe olvidar. Hoy día las instalaciones del campo de concentración de Dachau se han convertido en un Museo Conmemorativo, inaugurado en 1965 por iniciativa de reclusos sobrevivientes, que con ayuda del Estado Bávaro y el Comité Internacional de Dachau lograron adecuar las instalaciones para contar lo que allí ocurrió. Con los años se fue mejorando éste destino, y entre 1996 y 2003 se desarrolló una nueva exposición sobre su historia con el tema central: El camino de los reclusos. El campo tiene 22 zonas, 21 de ellas están abiertas al público en general y solo la zona del antiguo campo de las SS es inaccesible.  El recorrido pretende recrear la vida de los reclusos durante su estancia en el campo que poco a poco va revelando lo que sucedía. En el complejo de intendencia se ubicaba la cocina, el guardarropa, los talleres y el baño. El Bunker, definido como “un lugar de terror”, donde se realizaban todo tipo de experimentos y torturas a los reclusos como por ejemplo las infecciones intencionadas de malaria, pruebas de hipotermia y altura. En el campo de tiro de las SS, en el que más de 4.000 prisioneros de guerra soviéticos fueron ejecutados es parte del recorrido. Las fosas comunes de Leitenberg: En las últimas semanas antes de la liberación del campo, los muertos no pudieron ser incinerados por falta de carbón y más de 7 mil cadáveres fueron enterrados en este lugar y los últimos mil 200 fueron sepultados en el cementerio Waldfriedhof de la ciudad de Dachau. Existía un lugar conocido como el bloque de los curas, en el que se encontraban todos aquellos reclusos pertenecientes al clero. Dachau tiene un lugar significativo en la memoria pública porque fue el segundo campo en ser liberado por fuerzas británicas o estadounidenses, y fue uno de los primeros lugares exhibidos en Occidente como prueba de la brutalidad nazi. Este campo está ubicado a 13 kilómetros al noroeste de Múnich, fue construido en 1933 para convertirse en el primer campo de concentración oficial, y se erigió sobre una fábrica de pólvora en desuso. Sus instalaciones principales fueron terminadas el 21 de marzo de 1933; al día siguiente llegaron los primeros trabajadores de la fábrica, y allí tenían sus utensilios de higiene, litera propia en barracones compartidos. En la puerta de entrada al campo reza la leyenda. “El trabajo os hará libres”. Años después pasó a ser un campo de prisioneros, y luego de exterminio. En un principio contaba con dos hornos, para después pasar a cuatro, en los que se metían de dos en dos a los prisioneros, dado que por su extrema delgadez era posible, siendo necesarias 8 horas para incinerarlos. El lugar estuvo abierto desde el 22 de marzo de 1933 hasta su liberación el 29 de abril de 1945, estando desde 1934 bajo la autoridad de las SS. Fue escenario de castigos tremendamente crueles y fue modelo del sistema de campos ordenado y eficaz. Su gestor principal, Theodor Eicke, fue el responsable de que los prisioneros fueran considerados como enemigos infrahumanos del Estado y del especial tratamiento dado a los judíos, en forma de castigos aniquiladores desde el punto de vista físico y psicológico. En principio Dachau fue utilizado para encerrar a prisioneros políticos, luego comenzó a llenarse de judíos, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová. Entre los años 1933 y 1945 fueron internados más de 200 mil prisioneros de los que murieron varias decenas de miles. Hoy no se tiene una cifra exacta.   Las estadísticas del campo hablan de 41.500 personas​ asesinadas en el campo, además de otros miles que murieron víctimas de las pésimas condiciones de vida. A comienzos de 1945, se desató una epidemia de tifus en el campo, tras lo cual este fue evacuado; en esta acción murieron otros muchos prisioneros. En 1942, se construyó el área del crematorio junto al campo principal. Incluía el viejo crematorio y el crematorio nuevo con una cámara de gas. En este campo estuvieron unos 3 mil religiosos, diáconos, sacerdotes y obispos, entre ellos Karl Leisner, sacerdote católico ordenado por el obispo Gabriel Piguet mientras estaba prisionero y beatificado por Juan Pablo II en 1996; Titus Brandsma, sacerdote carmelita, y Martin Niemöller, teólogo y pastor luterano. En este mismo campo se ejecutó a Georg Elser, que fue quien perpetró el primero de una serie de atentados contra Hitler. A lo largo de doce años, en su día a día los prisioneros del campo realizaban trabajos forzados, ya fueran en proyectos de construcción y artesanía, construyendo carreteras, drenando pantanos o bien produciendo armamento. A medida que las fuerzas aliadas avanzaban hacia Alemania los prisioneros de otros campos cercanos fueron trasladados a Dachau, por lo que los hacinamientos y epidemias provocaron el empeoramiento del estado de salud de los prisioneros. Ante la inminente llegada de las fuerzas americanas los alemanes decidieron llevar a más de 7 mil prisioneros a una marcha mortal en la que muchos murieron de hambre, frío y agotamiento, o bien fueron fusilados. El l 29 de abril de 1945 se puso fin a esta historia cuando las tropas norteamericanas liberaron el Campo de concentración de Dachau. El mejor modo de conocer el Campo de concentración de Dachau es visitarlo con un guía especializado en el tema para conocer bien la historia, pero sobre todo la enseñanza que dejó.

Dachau, un campo para no olvidar Leer más »

La ciudad de Mozart: Salzburgo

Muy cerca de la frontera alemana, en territorio Austriaco, está Salzburgo, una ciudad con vista a los Alpes orientales y que está dividida por el río Salzach, con los edificios medievales y barrocos de la Ciudad Vieja peatonal en su orilla izquierda, frente a la Ciudad Nueva del siglo XIX, a su derecha. Es la cuna del famoso compositor Wolfgang Amadeus Mozart, en la Ciudad Vieja se conserva su casa como un museo y se exponen los instrumentos que utilizó durante su aprendizaje. Salzburgo es una ciudad antigua, muy hermosa, con historia, y muy tranquila. Es la ciudad de los conciertos, con una vida nocturna interesante.   Vale la pena incluirla en su circuito de visitas, porque además se conecta con otras ciudades dignas de conocer. Castillos, jardines espectaculares, paseos llenos de árboles. Un lugar precioso y lleno de color lo encuentra en los Jardines del Palacio de Mirabell, un bonito lugar construido en 1606 por el príncipe Arzobispo Wolf Gietrich Raitenau. Es una de las principales atracciones que ver en Salzburgo. Paseando por sus veredas encontramos la fuente de Pegaso y las escaleras donde María (Julie Andrews) y los niños cantan una canción en la conocida película “a Novicia Rebelde”. Atravesando los Jardines de Mirabell llegamos a Makart Platz donde se encuentra la Iglesia de la Trinidad, un impresionante templo construido en el siglo XVII, y la residencia del compositor Amadeus Mozart considerado un genio de la música, allí vivió junto a su familia desde 1773 a 1781. Seguimos el recorrido, y llegamos a un lugar un poco extraño: el puente Makartsteg cuya particularidad, al igual que muchos otros puentes europeos, es que en sus tiene candados de colores con nombres grabados que dejan los enamorados en señal de su amor, para después tirar la llave al río Salzach. Más adelante en la caminata llegamos a Getreidagasse, la calle principal de la zona histórica de la ciudad y uno de los principales lugares que ver en Salzburgo. Es un lugar bellísimo, una de las más hermosas que encontrará en Europa, con su estilo medieval nos transporta en el tiempo, porque todo parece sacado de una tienda de antigüedades. Hay regulaciones especiales que no permiten modernizar el área, y bien por eso porque en realidad es encantador. En el número 9 de la calle Getreidagasse se encuentra la casa natal de Mozart, en la que el 27 de Enero de 1756 nació el famoso compositor. La familia Mozart habitó la tercera planta de esta casa en el periodo comprendido entre 1747 y 1773, luego se mudó a la casa que visitamos antes. Desde la calle Getreidagasse tomamos un pasaje que conecta con Universitäts Platz, donde se pueden encontrar puestitos con souvenirs a la venta, también es posible encontrar algo para merendar. Desde allí nos dirigimos al Alter Markt, una bella plaza que ha sido el centro de la vida en Salzburgo desde 1280. En este lugar encontrará la Fürsterzbischöfliche Apotjeke, una antiquísima farmacia con una estupenda decoración rococó, pero no podrá fotografiar nada en su interior. En el mismo lugar se encuentra el Café Tomaselli fundado en 1705, es muy conocido por ser el más antiguo de Salzburgo y el favorito de Mozart.    En medio de Residenzplatz, está la fuente más grande que verá en Salzburgo, en la cual también se rodaron algunas escenas de la película “La Novicia Rebelde”. La visita a la catedral de Salzburgo es gratuita, y vale la pena verla por dentro. Encajonada entre la Catedral y las calles que suben al castillo, rodeados del Palacio del Obispo y de edificios administrativos de la Universidad, se encuentra Kapitelplatz, una de las más bellas y sorprendentes plazas de Salzburgo. En medio de esta enorme plaza se ubica una gran bola dorada con una peculiar figura en lo alto, y justo debajo un enorme tablero de ajedrez. La plaza está repleta de puestos de comida y artesanía. En el fondo de la misma se encuentra la espectacular fuente de Neptuno. Pasar la noche en Salzburgo en perfecto, muy tranquilo. Se puede sentar afuera de cualquier barcito donde se encuentra variedad de vinos y bebidas locales. La pasará muy bien.   No se sorprenda si encuentra alguno que otro concierto callejero, no olvide que en esta ciudad se vive a Mozart, se respira y encuentra.

La ciudad de Mozart: Salzburgo Leer más »

turismo cultural en panama

Tradición religiosa, el Corpus Christi

La fiesta del Corpus Christi es una celebración religiosa que data de los tiempos de la colonia, surgió a fines del siglo XIII en Lieja, Bélgica.  Su máxima expresión en Panamá la vemos en la región central del país, específicamente en la Provincia de Los Santos.   Esta vez, la celebración se trasladó a la capital como una forma de promover las tradiciones locales. El primer Paseo de Danzas del Corpus Christi (infantil y juvenil) celebrado en el Centro Histórico de la Ciudad Capital fue exitoso.   Muchos panameños, extranjeros residentes en el país y turistas vivieron la experiencia folklórica reforzando la importancia de la cultura, el turismo y el desarrollo de las industrias creativas. Parte de la celebración de ésta fiesta, consiste en la confección de alfombras con elementos naturales como semillas, hojas de árboles, aserrín, harina, que son teñidos con tintes naturales.   Desde muy temprano, los visitantes apreciaron las vistosas  alfombras, las cuales han sido trabajadas desde la tarde del pasado sábado por niños, jóvenes y adultos de diversos colegios y miembros de las organizaciones participantes. Colegios y asociaciones recrearon las Danzas de las Enanas, Los Gallinazos, el Zaracundé, Torito de la Arena, Diablo Pariteño con Morrón, entre otras expresiones folclóricas propia del país y las región central. Las callecitas del Casco Antiguo de la ciudad, fueron inundadas de color; porque esta fiesta se caracteriza por la participación de diablos, en todas sus manifestaciones, que al final son sometidos según la tradición.   El ciclo religioso tradicional del Corpus Christi basa sus principales fundamentos en la liturgia cristiana y con el correr del tiempo se le han adicionado manifestaciones transmitidas de generación en generación, a través de la tradición oral de forma empírica. “Tenemos que resaltar la importancia de crear este tipo de espacios culturales, que se hace con el apoyo de todo el equipo de gobierno.  Un evento que se logró con trabajo en equipo y pasión. La cultura tiene un lugar preponderante, nos debemos a cuatro millones de panameños y panameñas que esperan los verdaderos cambios en materia cultural”, Carlos Aguilar, Director General del Instituto Nacional de Cultura. En el evento participaron también decenas de artesanos locales. Celebrar esta fiesta involucra tres aspectos: en lo religioso, la adoración del Santísimo Sacramento del Altar; danzas tradicionales, patrimonio cultural; y lo popular y festivo, cuando inicia el ciclo religioso del Corpus Christi.  Tiene lugar el domingo siguiente a Pentecostés (es decir, el Corpus Christi se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección). Específicamente, es el jueves que sigue al noveno domingo después de la primera luna llena de primavera del hemisferio norte.

Tradición religiosa, el Corpus Christi Leer más »

Veraguas, una tierra de aventuras

Veraguas es una provincia de la República de Panamá, está ubicada en el área central, y es la segunda más extensa en territorio.  Es la única que limita con el Océano Pacífico por un lado y por el otro extremo con el Mar Caribe.  Y así como de grande es su territorio, así mismo es de grande su riqueza natural, histórica y turística. En Veraguas hacer senderismo, observar una diversidad de aves exóticas, flora y fauna, montar a caballo, practicar snorkel, canopy,  rappellig, kayak, surf, buceo y pesca deportiva. El turismo de Veraguas  busca que el visitante se sienta inmerso en la naturaleza, “Viva la experiencia”. El tour puede incluir un recorrido por una Finca Agroturística Orgánica, como por ejemplo María & Chong, ubicada en  Santa Fe, vía El Pantano, Corregimiento El Alto, en las riberas del Río Santa María, donde se puede aprender las técnicas para tostar café orgánico. “Al visitante se le explica partiendo de la elaboración del semillero hasta sentir el aroma del grano y probarlo. , al turista le gusta mucho el menú criollo que se prepara con productos que se extraen de la finca: arroz con poroto, pollo, puerco…”, comentó María, propietaria de la finca. Arábica es el café que se produce en la finca, en la que se cultiva, además, una variedad de orquídeas y productos agrícolas. Al lugar llegan turistas alemanes, españoles, holandeses, franceses y de muchos otros países. Otro sitio para explorar es la Iglesia San Francisco de la Montaña, con retablos y altares de estilo barroco, con influencia indígena y española, cuya estructura data de 1630, ubicada en  comunidad del mismo nombre. El templo fue declarado monumento histórico nacional en 1973, mediante la Ley 29 de 28 de enero. La región está llena de historia y de sitios arqueológicos como en el Parque Nacional Cerro Hoya, que además de su densa vegetación, se encuentran las piedras más antiguas del país; y  en la comunidad La  Escaleta, distrito de Río de Jesús, riquezas únicas como la recién descubierta serpiente bicéfala  tallada en piedra con más de  5 metros y medio, que la convierte en el petroglifo más largo de Panamá. Los grandes felinos de Panamá Durante el senderismo nocturno y fotográfico por el Parque Nacional Santa Fe, es posible apreciar de cerca los sigilosos movimientos de los grandes felinos de Panamá: el jaguar y el puma. El paseo para observar a los felinos es organizado por guías especializados y  forma parte de los  paquetes promocionales de  la marca destino “Explore Veraguas”.  “Me impresionó Santa Fe por su abundante vegetación, por su clorofila pura, sus montañas e innumerables cascadas”, comentó Victoria González, de la agencia Cast Central America, quien hizo la expedición. La riqueza impresionante de Veraguas es una combinación perfecta: historia, montañas, brisa fresca, animales salvajes, espectaculares islas  y playas como: Granito de Oro, Tintorera, Ranchería, Cébaco, Santa Catalina y Coiba, este último con el arrecife de coral más grande del pacífico americano, es sin duda lo que los conquista. Veraguas es la única provincia bañada por dos océanos  con más de 410 kilómetros de costas y playas, 40 islas entre ellas la más grande y hermosa del país: isla Coiba, con 80% de su territorio aún virgen.  El oro de Veraguas es verde por su abundante vegetación, paisajes de ensueño y una biodiversidad envidiable, con nueve  áreas protegidas de las cuales  cuatro son parques nacionales. No lo piense más, Veraguas lo espera en Panamá!

Veraguas, una tierra de aventuras Leer más »

La perla del sur de Francia: Montpellier

La costa sur de Francia está llena de ciudades con una enorme oferta cultural. Son pequeñas, y aunque son diferentes a primera vista, en su esencia son muy similares.   Y en esa hilera de ciudades hermosas tenemos a Montpellier, a tan solo 10 km de la costa del mar Mediterráneo, y que forma parte de ese grupo de lugares que uno no puede dejar de visitar en la costa francesa, tan llena de glamour, historia y aire medieval. Esta ciudad está llena de estudiantes, y amantes del arte. La imponente catedral gótica de San Pedro de Montpellier, conocida por sus torres cónicas, data del año 1364. Está en una urbanización elegante y moderna con un diseño neoclásico. Las pinturas de los Maestros Antiguos franceses y europeos se exhiben en el Museo Fabre. En Montpellier da gusto caminar, es una ciudad antigua pero muy vibrante porque hay mucha juventud en sus calles. Hay arte callejero que hace de las tardes un tiempo muy ameno. La Place de la Comédie que es el corazón de Montpellier, está siempre lleno de gente, y es de forma ovalada. Corazón latente de Montpellier, la plaza de la Comedie es EL lugar ineludible de Montpellier, constituye uno de los espacios peatonales más amplios de Europa, dominado por la ópera Comedie. En el centro, se encuentra orgullosamente ” les 3 grâces “, estatua-fuente creada en 1773. El lugar ideal para ver la ciudad vivir, y animarse. Un museo para visitar sin poder obviarlo porque además está considerado como uno de los museos más hermoso de Bellas artes en Europa, es el museo Fabre de Montpellier Mediterranee Métropole es un monumento de excepción que mezcla estructura antigua y moderna. Acoge obras europeas del Renacimiento hasta nuestros días, y dispone de un ala totalmente dedicada al artista contemporáneo Pierre Soulages. El museo ineludible de la ciudad. Si hablamos de ciudades con aire medieval, Montpellier se pone a la cabeza de la lista; posee numerosos callejones medievales, símbolos de su orgulloso pasado. Calle de Valfère, calle del bras de fer, calle de l’Argenterie trasladan a una época antigua, una sensación de estar en otro lugar, en otra época. Todo invita a perderse en estas calles estrechas, y viajar en el tiempo. Puertas macizas, patios anchos y alumbrados, escaleras a balaustradas de hierro forjado, Montpellier cuenta cerca de 80 hoteles particulares edificados en la época clásica. Detrás del museo se puede llegar al centro histórico de Montpellier y descubrir alguno de los lugares más destacado como la Plaza Saint Roch, que luce un espectacular en una de las fachadas que la circunda; la espectacular catedral gótica de Saint Pierre; o la calle Foch que lleva al arco de triunfo construido a finales del XVII para sustituir una puerta de la muralla. Montpellier puede presumir tener la facultad de medicina más antigua del mundo y una de las universidades con tradicionales de Francia donde estudiaron personas ilustres como Nostradamus, Arnau de Vilanova o Ramon Llull, entre otros. En la actualidad, el antiguo colegio real de medicina acoge La Panacée, un centro de cultura contemporánea donde se encuentra el arte y la creación en una mezcla de diferentes disciplinas artísticas. Es un espacio de vida y de experiencias artísticas donde viven y discuten los artistas, el público y los estudiantes que residen aquí y en el que además se pueden descubrir las propuestas gastronómicas del Café de la Panacée, al frente del cual se encuentra el joven cocinero catalán Benji Vicens. Montpellier ha conocido un fuerte desarrollo urbanístico y se han construido barrios nuevos que han acercado el centro de la ciudad al mar. Uno de ellos es Antigone, edificado en los años ochenta y que une el casco antiguo con el río Lez, que desemboca en el Mediterráneo en menos de ocho kilómetros. Otras de las zonas nuevas de Montpellier son la futurista Odysseum y Port Marianne, que destaca por dos proyectos muy singulares: la tienda de muebles y accesorios RBC Design Center, de Jean Nouvel, y el magnífico y colosal edificio del ayuntamiento proyectado también por Nouvel y el arquitecto local François Fontès. Es una ciudad para caminar, disfrutar de la tranquilidad de las ciudades pequeñas y no tan concurridas. Aproveche cada segundo, hay que ver todo.

La perla del sur de Francia: Montpellier Leer más »

Bajo la nieve de San Petesburgo

Cada época del año tiene su encanto particular, todo depende de la preferencia de cada quien; y si está planeando un viaje para la temporada invernal, San Petesburgo será una opción fantástica. San Petersburgo es la segunda ciudad rusa en importancia, está a 713 kilómetros al norte de Moscú, situada a lo largo de la bahía del Neva del golfo de Finlandia. Es una ciudad muy hermosa, llena de palacios, museos, catedrales y monumentos históricos. Es muy conocida por ser una ciudad puerto, en el mar Báltico. Fue la capital rusa durante 2 siglos, luego que Pedro el Grande la fundara en 1703, allí luce imponente la estatua del “Jinete de Bronce” que representa a la figura de Pedro.   Aunque la capital está en Moscú, San Petesburgo sigue como el centro cultural; si algo va a encontrar con toda seguridad son lugares como el moderno Teatro Mariinsky, donde se presenta ópera y ballet, y el Museo Estatal Ruso que muestra el arte nacional, desde pinturas de íconos ortodoxos hasta obras de Kandinsky. Lo que debe tener muy presente es que el frío le puede parecer intenso, pero para todo hay remedio; asegúrese de llevar la ropa adecuada; desde ropa interior térmica, pasando por pantalones y camisas térmicas que irán debajo de su atuendo. Importante!! Los guantes y sus botas deben ser especialmente para el clima. Con todo esto, estará listo para ver paisajes preciosos sin morir de frío. Prepare su cámara, su ánimo y su maleta porque será un viaje muy especial.; totalmente diferente a la que verá en el verano. Si proviene de un país tropical, su experiencia será a otro nivel, inolvidable. Para comenzar todos los canales y el río estará congelado, por lo que se verá como una enorme carretera, y no se sorprenda si ve a un pescador en su paso En la principales plazas a principios de diciembre se montan los árboles navideños y las calles son muy bien iluminadas. En la Avenida Nevsky, se organiza una Feria de Navidad. En Rusia es más importante la fiesta que marca el fin de año o Novy God en ruso. La Navidad como se conoce en occidente es un día normal, que solo celebran los católicos residentes, pero sin ser nada oficial, la Navidad ortodoxa se celebra el 6 de enero. Por esos días la temperatura oscila entre 0º y -25ºC; eso es lo usual, sin embargo hay inviernos más crudos que otros en los que el termómetro puede marcar -40º. La media es de unos -5ºC.  Creo que ya está listo para comenzar a conocer el San Petesburgo invernal. Caminata mañanera. Aunque esté nevando es muy probable que su bienvenida sea un precioso cielo azul, coronado por un sol brillante que aunque está allí parece no calentar nada. Disfrute de los paisajes. Es muy probable que no encuentre mucha gente en la calle, a la mayoría le gana el apetecible calorcito de la cama; ellos se perderán esos deslumbrantes tonos naranja que se cuela entre los edificios. Caminar es lo mejor para conocer la ciudad, en la que la arquitectura cautiva. Vaya hasta el muelle de la isla Vasilievski, y deténgase en Strelka que está al extremo, cruce el puente y llegará hasta la Plaza del Palacio. Ohhh allí las fotos serán un espectáculo. Teatros. Para la época invernal suelen iniciar las nuevas temporadas, habrá mucho que ver, por algo es considerada la ciudad cultural. No hay espacio para aburrirse, anote en su lista el Teatro Mariinsky, Alexandrinski, teatro del Hermitage o el teatro Mijáilovski; tienen una variedad de actividades que le tomará bastante de su tiempo. Recuerde que tiene la opción de comprar las entradas online. La ciudad de los clásicos. Se dice que los escritores rusos amaban San Petesburgo, y en realidad razones sobran porque la ciudad emite magia, y contagia de su vibra. Hombres como Fiódor Dostoyevski, describió ésta ciudad entre las páginas de sus novelas, días coloreados de gris, húmedos y fríos, pero con una belleza inigualable. Si ha leído sus obras de seguro reconocerá los parajes. Es obligatorio visitar la isla Yelagin, la que será muy divertida, sobre todo si va con niños. En el parque central de la isla, el parque Kirov está lleno de ardillitas siberianas, cabras de Camerún, burros, cisnes, gansos y renos. Muchos de estos animalitos se dejan tocar, y fotografiar. Los niños la pasarán muy bien, y los recuerdos que se guarden quedarán para siempre. Verá que el frío habrá quedado olvidado. Lo mejor de visitar la ciudad en invierno es que no está abarrotada de turistas. Pasear por el Monasterio de Alejandro Nevski, donde se encuentra el cementerio de Lázaro, la tumba de Agustín de Betancourt y el cementerio de los artistas: Dostoievskiy, Tchaikovskiy, Glinka, Rimski-Korsakov, Musorgskiy, es un sueño. Por último, no deje de disfrutar de la gastronomía rusa que puede encontrar en cualquiera de los muchos restaurantes, no olvidará el exquisito caviar y alguna copita de vodka que nos ayuda a entrar en calor, el buen té, café y la cerveza de San Petersburgo, la Báltica. Que lo disfrute mucho!!!

Bajo la nieve de San Petesburgo Leer más »

La Granja, agroturismo en Panamá

El agroturismo gana terreno, a paso rápido y seguro.   Este tipo de turismo que invita a la aventura, tan ligado a la sostenibilidad, a lo extremo, a lo natural se posesiona cada día más en todo el mundo. Una experiencia increíble para los que aman la vida silvestre, alejada del ruido y donde abunda la paz, y el silencio. Conozcamos La Granja, un parque temático ubicado a menos de 70 kilómetros de la ciudad de Panamá, en las riberas del Lago Gatún en la Provincia de Colón. Es un centro de recreo familiar, divertido, diferente, entretenido, aislado del ruido, y muy pacífico. Se puede caminar con el valor añadido del placer del paisaje y del aire puro; hay diversidad de actividades, disfrute del Canopy, el Kayak, el parque de cuerdas, camping, y paseos en bote, o dese una vuelta por los establos donde hay cabritas, cerdos, burros, conejos, mariposas, patos y una cantidad de animalitos que le dan sentido al nombre de la finca. Hasta un par de búfalos se encontrará en el camino. Desde la Casita del Árbol se logra una vista espectacular del Lago Gatún, el lago artificial más grande de Panamá, creado especialmente para abastecer al Canal de Panamá. La diversidad biológica es impresionante. AVENTURAS EXTREMAS Si no teme a las alturas, anótese para lanzarse del Canopy, y pásela bien en cada una de sus 5 líneas, atravesando sus 2.5 kilómetros de adrenalina pura. No se preocupe, hay guías expertos que le preparan para la aventura, y le aseguraran su arnés para que su vuelo sea agradable y muy seguro; pero si aun así necesita de más confianza, alguno de ellos lo acompañaran dándole palabras de aliento durante la travesía…¡Y allá van! Y para seguir por las alturas, llegue hasta el parque de cuerdas para probar su equilibrio. Aquí no es tanto la altura pero si su capacidad de mantener el equilibrio mientras hace un gran esfuerzo físico al desplazarse paso a paso.   Es divertido, un poco agotador si no está en condiciones físicas pero el ambiente le ayuda. Una no tan extrema pero si muuuuuuy relajante es navegar en el lago, ya sea en un seguro bote, en un balanceante kayak. Cualquiera que sea su elección puede estar seguro que será relajante. El lago Gatún es hermoso, rodeado de una amplia biodiversidad. HOSTAL En La Granja es posible ir con toda la familia a pasar un día muy tranquilo, pero también se puede pasar la noche. Tienen un hostal que cuenta con habitaciones variadas, desde las dobles, hasta las colectivas, teniendo la posibilidad de alimentarse en los restaurantes del lugar.   Con el objetivo de tener un manejo sostenible se utilizan tecnologías apropiadas para desarrollar una producción auto sostenible tanto agrícola como pecuaria. Se fomenta la agricultura ecológica, por medio de la utilización de abonos orgánicos y el adecuado aprovechamiento de la tierra, protegiendo la fauna existente en la zona por medio de la interactividad hombre-ecosistema. Se puede además montar a caballo, usar la piscina, y dormir en las cómodas y adormecedoras hamacas. Como sea, es un lugar para descansar y aliviar el estrés diario; alejado del ruido, y si lo quiere de los teléfonos, no todos los operadores tienen señal en el lugar por lo que puede desconectarse de verdad. Así que la próxima vez que viaje a Panamá, anote La Granja en su lista de lugares para visitar. Y si vive en Panamá, pues ya sabe, dese su vuelta por un lugar muy cerca, accesible y con precios muy cómodos (puede encontrar habitaciones desde 50 dólares) que además tienen facilidades básicas. Aquí sí que puede decir #CeroEsTres!

La Granja, agroturismo en Panamá Leer más »

La perla del sur de Francia: Montpellier

La costa sur de Francia está llena de ciudades con una enorme oferta cultural. Son pequeñas, y aunque son diferentes a primera vista, en su esencia son muy similares.   Y en esa hilera de ciudades hermosas tenemos a Montpellier, a tan solo 10 km de la costa del mar Mediterráneo, y que forma parte de ese grupo de lugares que uno no puede dejar de visitar en la costa francesa, tan llena de glamour, historia y aire medieval. Esta ciudad está llena de estudiantes, y amantes del arte. La imponente catedral gótica de San Pedro de Montpellier, conocida por sus torres cónicas, data del año 1364. Está en una urbanización elegante y moderna con un diseño neoclásico. Las pinturas de los Maestros Antiguos franceses y europeos se exhiben en el Museo Fabre. En Montpellier da gusto caminar, es una ciudad antigua pero muy vibrante porque hay mucha juventud en sus calles. Hay arte callejero que hace de las tardes un tiempo muy ameno. La Place de la Comédie que es el corazón de Montpellier, está siempre lleno de gente, y es de forma ovalada. Corazón latente de Montpellier, la plaza de la Comedie es EL lugar ineludible de Montpellier, constituye uno de los espacios peatonales más amplios de Europa, dominado por la ópera Comedie. En el centro, se encuentra orgullosamente ” les 3 grâces “, estatua-fuente creada en 1773. El lugar ideal para ver la ciudad vivir, y animarse. Un museo para visitar sin poder obviarlo porque además está considerado como uno de los museos más hermoso de Bellas artes en Europa, es el museo Fabre de Montpellier Mediterranee Métropole es un monumento de excepción que mezcla estructura antigua y moderna. Acoge obras europeas del Renacimiento hasta nuestros días, y dispone de un ala totalmente dedicada al artista contemporáneo Pierre Soulages. El museo ineludible de la ciudad. Si hablamos de ciudades con aire medieval, Montpellier se pone a la cabeza de la lista; posee numerosos callejones medievales, símbolos de su orgulloso pasado. Calle de Valfère, calle del bras de fer, calle de l’Argenterie trasladan a una época antigua, una sensación de estar en otro lugar, en otra época. Todo invita a perderse en estas calles estrechas, y viajar en el tiempo. Puertas macizas, patios anchos y alumbrados, escaleras a balaustradas de hierro forjado, Montpellier cuenta cerca de 80 hoteles particulares edificados en la época clásica. Detrás del museo se puede llegar al centro histórico de Montpellier y descubrir alguno de los lugares más destacado como la Plaza Saint Roch, que luce un espectacular en una de las fachadas que la circunda; la espectacular catedral gótica de Saint Pierre; o la calle Foch que lleva al arco de triunfo construido a finales del XVII para sustituir una puerta de la muralla. Montpellier puede presumir tener la facultad de medicina más antigua del mundo y una de las universidades con tradicionales de Francia donde estudiaron personas ilustres como Nostradamus, Arnau de Vilanova o Ramon Llull, entre otros. En la actualidad, el antiguo colegio real de medicina acoge La Panacée, un centro de cultura contemporánea donde se encuentra el arte y la creación en una mezcla de diferentes disciplinas artísticas. Es un espacio de vida y de experiencias artísticas donde viven y discuten los artistas, el público y los estudiantes que residen aquí y en el que además se pueden descubrir las propuestas gastronómicas del Café de la Panacée, al frente del cual se encuentra el joven cocinero catalán Benji Vicens. Montpellier ha conocido un fuerte desarrollo urbanístico y se han construido barrios nuevos que han acercado el centro de la ciudad al mar. Uno de ellos es Antigone, edificado en los años ochenta y que une el casco antiguo con el río Lez, que desemboca en el Mediterráneo en menos de ocho kilómetros. Otras de las zonas nuevas de Montpellier son la futurista Odysseum y Port Marianne, que destaca por dos proyectos muy singulares: la tienda de muebles y accesorios RBC Design Center, de Jean Nouvel, y el magnífico y colosal edificio del ayuntamiento proyectado también por Nouvel y el arquitecto local François Fontès. Es una ciudad para caminar, disfrutar de la tranquilidad de las ciudades pequeñas y no tan concurridas. Aproveche cada segundo, hay que ver todo.

La perla del sur de Francia: Montpellier Leer más »